Educación en Bolivia


Historia de la Educación en Bolivia


La instrucción derecho de todo ciudadano.

La Convención Nacional de 1851 que elaboró y promulgó la VI Constitución de Bolivia introdujo el
derecho a la instrucción para todos los ciudadanos y colocó la enseñanza libre bajo la vigilancia del
Estado y exigió la moralidad y capacidad de los enseñantes. Dispuso la creación de escuelas para niñas ya que hasta entonces sólo existían para varones. Estableció la INSTRUCCION PRIMARIA GRATUITA.
El presidente Isidoro Belzu, mediante decreto del 6 de agosto de 1853, reiteró la intención del
Estado en cuanto a la educación popular, de modo que las escuelas se dediquen «no sólo a las
alfabetización, sino al desarrollo de las inclinaciones propias de cada estudiante, en razón de aptitud, del carácter de los habitantes, del clima y de los recursos propios de cada zona geográfica». Las intenciones eran excelentes, sin embargo los recursos y la capacidad del magisterio no respondían para satisfacer tales fines.
La crisis económica que azotó al país hizo que el dictador Linares, denominado el Moralizador,
suprimiese al Congreso, reduciese los efectivos del ejército y de los empleados públicos, lo cual afectó visiblemente a la educación.
El Ministro de Instrucción Pública, Evaristo Valle, por decreto del 31 de diciembre de 1859
reglamentó las escuelas de instrucción primaria y estableció un programa único en todas las escuelas fiscales, particulares, municipales y hogares domésticos. Dividió la enseñanza en dos grados: elemental y superior. A pesar de ello, la importancia dada a la educación no se reflejó en el presupuesto. Las universidades fueron mejor consideradas y se mantuvieron los privilegios de los criollos.
En el ámbito educativo es donde más se ha reflejado la lucha entre gobierno, Iglesia y asociaciones
civiles, pues mientras unos gobiernos limitan la libertad de enseñanza y la ponen bajo el control del
gobierno central, otros la restituyen a los Municipios. Es el caso del Gobierno de Agustín Moral 1871- 1872 que en su Ley Básica del 22 de noviembre de 1872 declara nuevamente la libertad de enseñanza, y transfiere las escuelas elementales a las municipalidades. Se afirma la libertad y gratuidad de la educación marcando el inicio de la educación popular en Bolivia, por lo menos a nivel legal, ya que hasta esa fecha solamente los hijos de los ricos podían acceder a las escuelas conventuales.
Pronto estas escuelas municipales se deterioraron por la falta de presupuesto y apoyo financiero.
Por otra parte, estas escuelas brindaban servicio dentro del radio urbano, dejando a la población
campesina en la total ignorancia.
En esta misma época se crearon las escuelas nocturnas para obreros y ex-combatientes; se dictó
un Estatuto Orgánico de Educación Rural Campesina y se organizó el funcionamiento de la Caja de
Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional.
2.5.3. La Guerra del Pacífico y la Educación.
Durante la Guerra entre Bolivia y Chile se 1879 el Presidente Daza y el Ministro Serapio Reyes
aprobaron la Ordenanza Municipal de Cochabamba, dictada el mismo año, por la cual se suspendían las labores en todos los establecimientos dependientes del Concejo. Este período fue de profundo caos en la educación, decretos iban y venían, por ejemplo el Dr. Julio Méndez ministro de Instrucción hizo aprobar el Decreto de 29 de marzo de 1879 por el cual entregaba la enseñanza secundaria y facultativa a empresas particulares. Por decreto del 22 de septiembre se adoptaban como programas oficiales los textos franceses de Guillet-Damitt.
En estos años se creó el Consejo Supremo de Instrucción con el fin de dar unidad a la enseñanza
en toda la República. Sin embargo, fue suprimido por ley del 24 de octubre de 1884. Dos años mas tarde, el ministro José Pol dictó el Estatuto Provisional de Instrucción Primaria, por el cual, en uno de sus artículos, prohibía la admisión de menores de 14 años en cualquier trabajo; en otro punto establecía castigos contra la vagancia de niños en edad escolar e imponía multas a los padres de familia. Empero estas medidas no mejoraban la enseñanza, ya que los programas eran demasiado recargados. Dividió la enseñanza primaria en tres niveles: Grado Primaria Elemental (1º y 2º); Escuela Intermedia (3º y 4º) y Primaria Superior.
Para la formación de los maestros se creó una Escuela Normal de Instrucción con 6 años de estudio y tres categorías: Título de 3ra. Clase al vencer el 1º y el 2º cursos, con derecho a dirigir las escuelas unitarias. Título de 2a. Clase, para los que vencían el 3º y el 4º cursos, para maestros de las escuelas elementales incompletas. Título de 1ra. Clase, terminado el plan de estudios, permitía regentar escuelas de instrucción primaria completa.
Estos títulos podían ser revocados antes de los 15 años por mala conducta o incompetencia. Era
la primera vez que se tomaban medidas para formar a los maestros.
Algunas experiencias alternativas se dieron en Potosí bajo la dirección del Dr. Modesto Omiste,
presidente municipal, con la colaboración de Misael Saracho, Federico Bustillos y el Dr. Germán
Zambrana. Ellos tradujeron programas de Holanda y difundieron los primeros principios de pedagogía en Bolivia. Impulsaron la instrucción primaria mediante las escuelas municipales. La secundaria y la superior las dejaban a la iniciativa privada y a los intereses de las élites.

DE 1900 A LA REVOLUCIÓN DEL 52

El inicio del siglo estuvo marcado por el nuevo intento de introducir el Método Gradual Concéntrico
en las Escuelas. El primer intento fracasado en 1892 permitía volver a proponer un reemplazo al antiguo método parcelario, organizado en materias.
La propuesta del método concéntrico era la de aglutinar en torno a la geografía de manera vertical
las materias afines; y en sentido horizontal, en asociación con otras materias que globalizan el
conocimiento. Para obtener éxito se licenció a todos los maestros para poder recontratarlos en función de exámenes de competencia. El intento fracasó. Únicamente se logró introducirlo en la Escuela Normal de Sucre 18 años más tarde bajo la dirección del pedagogo Faria de Vasconcello. Como método pedagógico se buscaba el aprendizaje práctico, experimental, objetivo, suprimiendo el aprendizaje memorístico.
En octubre de 1903 fue designado Ministro de Instrucción el Dr. Juan Misael Saracho. El reglamentó los exámenes: uno en mayo, escrito; otro final, oral y público. Estableció la necesidad de aprobar los libros de texto por el ministerio, dándoles carácter oficial en toda la República. Se buscó la mejor formación de los maestros, instaurando un programa de becas para ir a estudiar a Chile no sólo en el campo de la educación, sino también en ingeniería, medicina, electricidad, agronomía, veterinaria y comercial. Se ocupó de la educación secundaria, dictando el plan de estudios, mediante el cual se declara también que el plan concéntrico no se puede llevar a cabo en secundaria.
En cuanto a la primaria le dio una nueva organización y la dividió en tres grados: 1º) Escuelas
Infantiles para niños de 5 a 7 años. 2º) Escuelas Completas para niños de 7 a 10 años. 3º)

Escuelas superiores para niños de 10 a 13 años.

Fue durante su período como ministro que los profesores chilenos Banderas Lebrún y Rodolfo Díaz
brindaron sus importantes asesorías tanto a la Dirección de las Escuelas Primarias como a la enseñanza de lenguas respectivamente. Posteriormente un equipo de profesores chilenos normalistas de primaria y secundaria desarrollaron una brillante labor educativa. Todas estas innovaciones fueron establecidas de manera oficial mediante el Plan General de Educación publicado por el Dr. Daniel Sánchez Bustamante, nuevo ministro desde fines de 1908. El Plan contemplaba Escuelas Modelo en cada distrito para experimentar métodos. Se determina la edad de ingreso a las escuelas primarias desde los seis años y para la secundaria desde los 11. La primaria comprendía 6 años y la instrucción secundaria.
Este ministro definió la necesidad de la creación de la Primera Escuela Normal en Sucre, por
decreto del 5 de junio de 1909, inaugurándose al día siguiente 6 de junio. Se nombró como director de esta Normal al Dr. George Rouma, colaborador de Decroly en Bélgica. La labor de Rouma fue de extrema importancia en la formación de los futuros maestros. Supo detectar los defectos y las virtudes del maestro boliviano: entusiastas al primer impulso, pero prestos al desaliento ante el primer obstáculo; alumnos inteligentes, imaginativos pero carentes de espíritu científico. Por ello se propuso formar hombres de acción, capaces, perseverantes y dotados de la curiosidad científica; asimismo constructores del alma nacional y no únicamente enseñantes. Realizó un diagnóstico sobre los aymaras y los quechuas, revalorando su espíritu creativo y su capacidad intelectual. Como fruto de estos estudios fundó dos Escuelas Normales Rurales: la de UMALA, departamento de La Paz y la de COLOMI, en Cochabamba para los quechuas.
Posteriormente Rouma pasó a dirigir el Instituto Superior para Profesores de Secundaria, fundado
en la ciudad de La Paz en mayo de 1917, lo cual mejoró notablemente la educación secundaria.
Su labor como fundador culminó con la creación de la Escuela de Artes y Oficios en Cochabamba
y la de Artes Aplicadas en La Paz.
La importancia de su pensamiento pedagógico en Bolivia justifica la extensión de este apartado
mediante un breve resumen de sus tesis.
1- La educación en Bolivia debe ser utilitaria, pragmática y practicista.
2.- Debe ser científica y formar a los alumnos en la observación, la descripción, la clasificación, la
experimentación, la inducción; es decir el método de las ciencias naturales.
3.- Activa. Los alumnos deben experimentar, comparar y razonar por sí mismos.
4.- La coeducación debe superar la separación en escuelas para niños y escuelas para niñas. La
vida familiar es un conjunto y no se da de manera separada.
5.- Integrada y globalizada, mediante el método didáctico de los Centros de Interés.
6.-Educación estética: de efectuar el proceso educativo en un lugar agradable y educar los
sentidos.
7.- Laica, fuera de la influencia de la iglesia y de cualquier credo religioso. La educación moral debía
partir desde dentro del propio educando.
8.-La educación es objeto de una política gubernamental y no únicamente interés de los maestros,
o de la existencia o no de mobiliario adecuado.
La influencia de este gran educador en el pensamiento del magisterio boliviano perdura aún en la
práctica y en la formulación de las leyes correspondientes.
Uno de los intelectuales cuyo pensamiento influyó mucho en el pensamiento pedagógico boliviano,
ha sido Franz Tamayo. En su libro Creación de la Pedagogía Nacional, declara «la necesidad de crear una Pedagogía Nacional a la medida de nuestras fuerzas y de acuerdo a nuestras costumbres, conforme
a nuestras naturales tendencias y gustos y en armonía con nuestras condiciones físicas y morales».
Establece netamente la distinción entre instrucción y educación, en cuanto que aquella provee de los conocimientos y técnicas útiles pero no llega a la vida social y moral de un pueblo, no toca a sus costumbres que son la esencia misma de su existencia. Finalmente la instrucción la educa el carácter, y la educación forma el carácter nacional. Es necesario hacer que el boliviano sepa lo que quiere y quiera lo que sabe.
Durante el gobierno de Saavedra la educación sufrió los embates del liberalismo y de la ingerencia
gubernamental, así como de la inestabilidad en la dirección política de la educación debido a los
numerosos ministros de Instrucción que se sucedieron en el período. Por otra parte, Escuelas Normales como la de Umala, Pucarani, Sacaba y Puna fueron cerradas. La educación primaria siguió descuidada y se criticó duramente las experiencias y concepciones de educación bilingüe.
En 1923 se creó el Escalafón del magisterio mediante Decreto Supremo del 21 de enero.
Felipe Segundo, sucesor de Hernando Siles en el Ministerio de Instrucción, consolidó la idea de un
Congreso Pedagógico de Siles y le dio una dimensión internacional, inaugurándose el 14 de agosto de 1925, bajo la dirección del nuevo Ministro de Instrucción el Dr. Carlos Paz.
El 9 de diciembre de 1925, el nuevo ministro, Carlos Anze Soria emitió un nuevo Plan de Estudios
que establece la duración de seis años para los estudios secundarios, en lugar de siete, divididos en dos ciclos de tres años: El primero es el Ciclo de Cultura General, cuya finalidad es la de complementar la educación primaria. Necesario para ingresar a la Escuela Normal de Preceptores y profesionales. El segundo ciclo de cultura especial o de preparación para las facultades. Este último comprendía tres secciones: Matemáticas, Biológicas y Literarias, que preparaban para los estudios en Ingeniería, Medicina y Derecho respectivamente. Había materias comunes a las tres secciones: Lógica y Moral, Geografía e Historia, Inglés y Francés, Dibujo, Trabajos Manuales, Gimnasia y Música.
El método de enseñanza era experimental. Los exámenes eran sobre todos los trabajos realizados
durante el año.
Los esfuerzos que realizaba Bolivia para mejorar su Educación, no beneficiaban a los campesinos
ni a los indígenas. Esto motivó la «cruzada nacional pro-indio» proclamada por el presidente Hernando Siles al asumir la presidencia el 6 de enero de 1926.
El magisterio comenzó a organizarse en cooperativas, mutuales y asociaciones que dieron lugar
a la creación de la Liga Nacional del Magisterio. Al frente del Magisterio de Instrucción fue nombrado el pedagogo belga Adhemar Gehainm.
En abril de 1926 se creó el Instituto Normal Rural Superior y se inició la «cruzada Pro-Indio», que
fracasó debido a las condiciones sociales existentes y a la oposición de los gamonales.
El 22 de mayo del mismo año se creó la Academia de Bellas Artes en sustitución de la Escuela de
Artes Aplicadas fundada años antes. Se fundaron otras escuelas como la de Artes y Oficios en Tupiza, la de Práctica Elemental de Agricultura y Ganadería en San Pedro de Charcas; de Agricultura en Italaque, además de la de Hilados y Tejidos en Magdalena y un Instituto de Agronomía en Santa Cruz. Este período fue particularmente rico en legislación y en reformas de los planes de estudio. Por D.S. de 31 de agosto de 1927 se aprobó el plan de reforma del Kindergarten y creó el laboratorio de Pedagogía Experimental para el estudio de las posibilidades psico-pedagógicas del niño boliviano. El 3 de febrero de 1928 se autorizó a Lino Cañipa la fundación de la Academia Superior de Música de Oruro y mediante D.S. de 21 de agosto de ese año, se aprobaron nuevos planes y programas de Educación Primaria.
Mediante D. S. de 21 de enero de 1929 se aprobaron las bases, planes y programas de instrucción
secundaria. Este mismo año, el D. S. de 14 de febrero creó 5 categorías docentes con premios
pecuniarios de 10 % por categoría. Mediante otro decreto se declaraba titulares a los maestros interinos con más de 10 años de servicio, reconociéndoles la inamovilidad y los mismos derechos que a los titulares. Fue autorizada la creación de la Escuela de Comercio y Agrimensura de Cochabamba (Ley de 28-12-1929) y restablecida la Escuela de Agricultura y Ganadería en la misma ciudad.
En La Paz se inauguró la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (D.S. de 14 de octubre de 1929).
En esta época las comunidades comenzaron a construir escuelas rurales. Es así que a solicitud
de los campesinos se autorizó la creación de 40 escuelas por cuenta de las comunidades. También se decretó la obligatoriedad de fundar una escuela primaria por los propietarios de los fundos rústicos con más de 25 colonos. En cuanto a la gestión se dictó la uniformidad de programas y horarios y reglamentos para escuelas, colegios, institutos profesionales y de artes y oficios, sean fiscales o particulares.
Se publicaron textos oficiales como El Patriota, EL Lector Nacional, Pensamientos Infantiles, ABC
Boliviano, y otros. Las escuelas municipales adquirieron un buen prestigio. Sin embargo el campo seguía abandonado.
En el siguiente período, bajo el mando de una junta militar, se sancionó la autonomía de la
Educación mediante D.L. de 25 de julio de 1930. La finalidad quedó manifiesta en la introducción que, a la letra rezaba: «Con el propósito de emancipar la educación pública de malsanas influencias políticas y de hacer de ella una función social adecuada a sus propios fines»11
Se publicó un Estatuto político para normar las labores de la junta y otras funciones. En el art. 23
se proclamaba la Autonomía Universitaria y creaba el Consejo Nacional de Educación. El Concejo
Supremo Universitario debía coordinar y armonizar las casas superiores de estudio.
En cuánto a la educación primaria el Art. 5º ampliaba las posibilidades de educación para las clases campesinas y laborales. Obligaba a los patronos de fincas, de empresas mineras, industriales y de sociedades de cualquier explotación a sostener el funcionamiento de las escuelas primarias. En el Art. 13 º se descentralizaba la función Administrativa del Concejo Nacional y se creaban los Concejos Departamentales y, en las capitales de provincia, Concejos auxiliares.
El 21 de enero de 1931 apareció el Plan de Organización de las Escuelas Normales para Maestros
Indígenas, fijos y ambulantes. Las Normales Rurales, por su orientación, sólo habían dado maestros mal preparados. Ahora se buscaba la formación de maestros auténticamente indígenas, criados en el campo, para que pudieran ser los verdaderos educadores.12
Mediante la creación del Instituto Normal Superior se entregaba la autonomía a los maestros. Sin
embargo, ésta fue suprimida al clausurar definitivamente las actividades del instituto el 31 de diciembre de 1931 por decreto del. Dr. Salamanca, presidente de la República.
En noviembre de 1931 se rehabilitó la Escuela de Agronomía de El Tejar de Tarija. En cambio
las leyes del 28 de noviembre terminaron con las Escuelas de Ingenieros de Oruro y la de viticultura
de Cinti.
En este contexto, de Escuelas Normales que se crean, otras que se suprimen, escuela para
indígenas en discusión, sin llegar a realizarse, autonomía universitaria precaria, planes y programas
cambiantes, surge una experiencia única en América Latina, la Escuela Indigenal de Warisata.

Escuela Ayllu de Warisata.

Hasta 1931, la educación sólo había beneficiado a los blancos, poco a los mestizos y nada a los
indígenas. A pesar de los intentos por establecer escuelas para los indígenas y de introducir métodos de enseñanza en su propia lengua, nunca se logró implementar realmente estos proyectos. Los métodos, a pesar de las medidas para introducir innovaciones, seguían siendo memorísticos, basados en la copia y el dictado, en la pasividad del alumno en nombre de la disciplina. Las tesis del Dr. Bustamante no lograban ser consolidadas. Hubo que esperar la entrada en escena del maestro Elizardo Pérez, quien descubrió el poder creador de los indígenas y lo formuló en su tesis central «la escuela rural debe ser para el indio». Esta idea lo llevó a fundar la escuela de Warisata el año 1931, en el corazón mismo de la comunidad aymara.

Los Principios Ideológicos de Warisata.

La escuela-ayllu debe enmarcarse dentro de los límites territoriales de la organización social y
económica de los grupos indígenas, el ayllu.
Debe recuperar y promover los valores comunitarios autóctonos del Ayllu.
Debe servir a la comunidad fortaleciendo sus costumbres, sus ideales y su solidaridad.
Los Principios Pedagógicos de Warisata.
En cuanto a lo pedagógico, Warisata postuló:
- La Escuela productiva.
- El trabajo colectivo solidario.
- El aprendizaje cooperativo y el aprender-haciendo.
OEI - Sistemas Educativos Nacionales - Bolivia 10
- La vinculación con la comunidad para favorecer el aprender-produciendo. La escuela del trabajo
productivo, social, creador de riqueza para la escuela y para la comunidad.
- La ayuda mutua, entre maestros y alumnos, alumnos entre sí, comunidad-escuela, bajo la
dirección de los docentes.
- La supresión del horario escolar y la supresión de los exámenes.
- Reducción del tiempo de escolaridad y la coeducación, sin discriminación de sexos.
- Educación Bilingüe.
- Desarrollo de cualidades y aptitudes psicomotoras, mediante la plástica, la música y la educación
física.
- Supresión de aquellos contenidos que no respondan a las necesidades de los campesinos.
- Alimentación e higiene como base para el desarrollo mental.
- Supresión de las vacaciones anuales. Sólamente se daba permiso para ausentarse en tiempo de
siembra y de cosechas para ayudar a los padres.
Principios de Administración Curricular de Warisata.
Warisata fue la primera Escuela Central de un Núcleo Escolar, es decir, a su alrededor se crearon
pequeñas escuelas. A este conjunto de escuelitas en torno a una Escuela Central se le denominó Núcleo Escolar Campesino. Algunos de estos Núcleos llegaron a contar con:
- Centros integrados para adultos
- Centros de alfabetización y Educación Popular
- Colegios Técnicos y humanísticos de nivel medio
- Escuelas Normales Superiores Warisata irradió su influencia por todo el país, en 1934 los Núcleos Escolares de Caquiaviri, en La Paz y Caiza «D», en Potosí. En 1936, otros 16 núcleos. En 1937 se fundó el núcleo de Llica en Potosí, heredera de Warisata, con su misma estructura y orientación. Este modelo fue adoptado por otras naciones como modelo eficaz de trabajo y producción.
Warisata florece bajo el gobierno de Toro y Busch; lucha hasta fines de las años 30 y sucumbe ante los embates de los latifundistas y los gobiernos adversos de Quintanilla y Peñaranda
El presidente Busch asumió el poder en 1938 y promulgó el Reglamento de Educación Campesina
el 25 de mayo de 1939. En él se establece que la escuela debe responder a las necesidades y
características de cada región. Por otra parte se determina que la escuela debe constar de cinco
secciones: Jardín de niños; elemental; secundaria; Profesional; Especial para deficientes mentales.
La Escuela-Ayllu fue destruida en 1941, sin embargo, la huella de Warisata perdura hasta ahora
y se intenta, mediante la Reforma Educativa, recuperar sus principios pedagógicos y generalizar la
administración curricular puesta en marcha por Warisata.
2.6.2. La Revolución de 1952 y la Educación Campesina.
La Revolución de abril de 1952, propició cambios fundamentales en la estructura del país, a través
de medidas de trascendental importancia:
- Nacionalización de las Minas
- La Reforma Agraria, liquidó el feudalismo y se liberó a miles de campesinos de su condición de
siervos de la gleba.
- La Reforma Educativa y la elaboración del Código de la Educación, puesto en vigencia el 20 de
enero de 1955.
- El voto Universal.
El Presidente Víctor Paz Estenssoro impulsó la reforma educativa y la constitución del Código de
la Educación Boliviana, en cuya elaboración participaron organismos como la COB, la Iglesia, las
escuelas privadas y la Universidad Boliviana entre otras. Fue el primer código que reunía todas las
disposiciones que sobre educación estaban vigentes. Les da unidad y contenido mediante la filosofía educacional y la política educativa presente en el documento. Se convierte en la legislación rectora de la educación.

Más sobre la historia de la educación en Bolivia



¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com